“DEDOS” QUIERE, PERO LE GANA LA “QUERENCIA”

Ya el técnico le había dicho que no debe abusar en tirar centros al por mayor, que por sus cualidades, velocidad, conducción, buen manejo del balón y golpeo que tiene sobre el esférico, debe buscar hacer paredes, cambios de ritmo, ir al centro para después probar con tiro de media distancia, pero por más que se lo dicen, la “querencia lo lleva a jugar por la banda y tómala, centro tras centro”. No se lo han dicho una vez, muchas y así me lo reconoció el propio jugador.

Al salir de cambio el pasado sábado ante el Monterrey al minuto 52, Raúl López dejó su lugar para que ingresara “Chofis” López, quien a la postre resultó ser el héroe del encuentro al anotar su doblete que le dio el triunfo al “Rebaño”.

El “Dedos” desde que salió camino a la banca, le demostró al cuerpo técnico su molestia por haber sido reemplazado, porque consideraba en ese momento que el técnico Matías Almeyda se estaba equivocando en sacarlo, porque sentía que no estaba haciendo un mal partido como para no dejarlo completarlo.

Al terminar el encuentro, la felicidad en el “Rebaño” en el vestidor era desbordada, le habían pegado al Monterrey en casa, que traía una racha de 21 partidos sin caer en la Liga y ante el equipo que más regularidad había mostrado en el Clausura 2016, con un poder ofensivo importante ante su gente.

Los centrales se felicitaron (hoy están en el 11 ideal de la jornada), la banca aplaudió el esfuerzo, el técnico reconoció a su equipo la entrega mostrada, el amor por la camiseta y Almeyda les dejó claro que si seguían con ese ritmo de juego, cerrarían excelente el torneo, con lo cual les podía alcanzar para aspirar a algo.

Cuando todo era felicidad, había uno que estaba con el rostro desencajado, era el único diferente del equipo, no sentía la alegría completa por no jugar. El pastor de inmediato fue a donde el jugador, con su estilo propio, sin faltarle al respeto le dejó en claro que no lo sacó porque estuviera dando un mal partido, simplemente siguió jugando como le han dicho no lo hiciera más, con centros recurrentes y que el equipo necesitaba un elemento que hiciera diferencia.

“Dedos” con la mirada perdida en el suelo, recibió la petición de su entrenador: levanta la cabeza, mira hacia arriba, no sales por mal partido, simplemente necesitaba variantes y me dio resultado; tu sigues jugando aquí, no veo porqué estás así. El responsable soy yo, decido los cambios porque si éstos no resultan mi trabajo está de por medio y tengo que buscar (variantes). Levanta cabeza que no te quiero ver así.

Palabras más, palabras menos, pero Almeyda fiel a su estilo, siempre hablando de frente, buscando la mejor comunicación con el jugador para que no entre en conflicto, le aclaró al “Dedos” lo de su salida y el jugador con la explicación, que pocos o ningún técnico da en el futbol, comenzó a cambiar de semblante para irse a reportar con la Selección Sub23.

El “Dedos” me reconoció en entrevista que el cuerpo técnico estaba trabajando con él para modificar algunas cosas, que obvio él quiere ejecutar, pero le gana la banda y conforme pasan los minutos se olvida en buscar paredes, el centro y el enojo que sentía primero con el cuerpo técnico, tras la explicación del pastor, pasó a ser molestia consigo mismo y realizar una autocrítica minuciosa.

Tras el mensaje del pasado sábado (cambia su forma de jugar o lo sacan), dudo que al “Dedos” se le olvide de nuevo buscar las variantes que el cuerpo técnico le ha dicho. Si Almeyda le recomienda haga cosas diferentes, es porque le ve potencial y quiere hacerlo un jugador más completo en todos los aspectos, así como algunos consejos que le ha dado a la hora de defender, porque reconoce el propio jugador que le cuesta mucho marcar al rival y quedó demostrado ante América, con Rubens Sambueza.

Bien por ambas partes, pero sobre todo por el técnico, quien tiene la apertura para acercarse al jugador y darle explicaciones, con la única finalidad de que el barco llamado Chivas, salga de las aguas turbulentas que ha transitado desde hace tiempo. ¡Aplausos! Por esa sinceridad de la cabeza deportiva y el acto de reflexión del “Dedos”, quien “no se enferma de importancia”. Almeyda le ha dicho que si mejora algunos aspectos, oportunidades de jugar en el extranjero tendrá, pero debe mejorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s