MATÍAS ALMEYDA, EL PAPÁ-PSICÓLOGO

En su carrera profesional como futbolista pasó por muchos momentos difíciles, en los cuales la faltó orientación, un guía que le aconsejara lo correcto. Cometió muchos errores, los cuales con el paso del tiempo superó. Hoy Matías Almeyda disfruta mucho ser técnico y más por haber caído a un club tan popular como Chivas.

El “Pelado” está metido en cuerpo y alma en el proyecto rojiblanco, sabe que si trabaja bien, puede lograr convertirse en una leyenda. Está emocionado con la posición de técnico-manager dentro de la institución, en la cual no escatimará en esfuerzo para conseguir resultados positivos.

La responsabilidad que tiene Almeyda es grande, se informa de cómo está el ambiente en su entorno, de cuánta afición sigue al equipo y según un estudio realizado por Internacional Euromericas Sport Marketing España, del total de personas que gustan del futbol en México, el 44.2 % se indentifica con la camiseta de Chivas, que ponen al equipo de Jorge Vergara como el único club en el mundo que tiene más fans en territorio propio.

Por lo anterior, el pastor sabe que la responsabilidad que tiene es mucha, motivo por el cual ejecuta cierta disciplina para que más que un técnico, manager, lo vean como un papá-psicólogo que todo jugadore necesita. No cae en el tema de ser una “nana”, pero sí se mete a fondo con los jugadores en todos los aspectos, siempre ve primero a la persona, analiza cómo está y luego, ya avanza al tema profesional.

Incluso, si hay necesidad de hablar con el papá de algún jugador joven, no se la piensa dos veces para buscar corregir los errores que haya detectado y eso lo saben en Chivas los novatos.

Si algo no anda bien en el tema personal, es ahí donde entra el papá-psicólogo, les da consejos, los orienta, ayuda en la medida de lo posible a solucionar lo que le está quitando la concentración a su jugador, para buscar el mejor rendimiento.

Antes de iniciar la pretemporada, Almeyda deja clara su postura dentro del equipo, más ahora que ya es técnico-manager general de la institución, para que el jugador tenga clara su posición dentro de la plantilla y que estén conscientes que el único que manda, es el entrenador. Que jugará el que mejor esté, sin importar trayectoria.

Algo que hace muy bien Almeyda, es platicar de manera grupal y personalizada con cada elemento, explica el por qué de ciertas situaciones, como por ejemplo, para qué sirve un entrenamiento y qué beneficio tendrán si lo hacen bien.

Todos los detalles son cuidados de manera puntual por el “Pelado”. Sí se mete en la vida privada de los jugadores con la única misión de dejarles un mensaje positivo, de orientarlos para que no cometan errores que los pongan en un momento incómodo.

De hecho Almeyda se pone como ejemplo ante el grupo en muchos aspectos, les comenta vivencias para que por medio de sus historias, sobre todo los más jóvenes, no caigan en malos pasos o en tentaciones normales de un jugador de futbol en equipo popular.

Es muy exigente en muchas cosas, pide a sus jugadores se cuiden, que no hagan cosas que están fuera de un profesional de alto rendimiento como tomar en exceso, desvelarse, no descansar las horas correctas y hasta lo que comen.

Pide mesura a los jugadores, sobre todo a los más jóvenes, a los inexpertos. Almeyda le dice a su plantilla que todo se puede hacer, pero hay momentos para hacerlo, no cuando se está en torneo, no cuando se viene de una pretemporada exigente… siempre hay momentos y saberlos elegir es cuestión de madurez, inteligencia y responsabilidad con la carrera.

Que un jugador fume, es algo que Almeyda no perdona en su vestidor. Si hay algún elemento que guste de echarse un cigarro (en Chivas creo no hay ninguno), pide sea en su casa, no en el lugar donde entrena. Si alguien toma, trata de explicarle al jugador por qué le hace mal en su carrera y lo que puede perder si cae en el alcohol de manera recurrente, de entrada tendrá problemas con él.

Algo que Almeyda hace muy bien, es tener comunicación con su entorno, al jugador le ofrece todas las herramientas para luchar por el mismo objetivo, pero no perdona que alguien no esté trabajando para un mismo fin común o que no se cuide de acuerdo a lo que exige la carrera de un profesional de alto rendimiento. Almeyda es frontal, directo y gusta de la lealtad en todo el estricto sentido de la palabra.

Anuncios

BRAVO, NO MERECES TE TRATEN ASÍ

Se podrán decir mil y una cosa sobre tu comportamiento en el vestidor, del cual solamente tu tienes certeza. Podemos criticarte sobre tus reacciones gritándole a los jóvenes en los partidos en curso cuando fallan en una jugada y a la siguiente que te equivocas, nadie te dice nada. Es parte del futbol.

Quizá hasta perdiste un poco de humildad, pero todo tiene una explicación. Ese gafete de capitán ha cobrado con el paso de los años, muchas víctimas y te ha tocado ver caer a varios compañeros. Hoy no eres la excepción, estás viviendo un momento desagradable, en el cual la mentira está de por medio. Preocupa que la mentira se esté haciendo un hábito en el redil.

No me sorprende que la afición sea de memoria corta, que te juzguen por el torneo pasado al anotar únicamente un gol. Es normal en mucho aficionado de ocasión que se dice amar al equipo, porque igual no salen las cosas y eres el más malo del futbol mundial, te quieren linchar, pero cuando anotas, son los primeros en festejar a todo pulmón. Así de voluble son. Es naturaleza propia de mucha afición rojiblanca, no todos, eso lo conocemos y desgraciadamente así es la realidad.

A muchos aficionados ya se les olvidó que estuviste en el único título de Liga que ha logrado Chivas en la administración de Jorge Vergara, también esos que te llaman “tronco” en redes sociales o que dicen “ya está viejo, que se vaya a otro lado”, estoy seguro que se embriagaron… de felicidad, cuando levantaste el trofeo de Campeón de Copa ante el León.

A la afición la conoces mejor que yo porque naciste futbolísticamente en Chivas, club por el cual me consta trabajas de manera ejemplar, pero lo que me parece increíble es que busquen manchar tu nombre con mentiras de por medio, porque aquí alguien miente.

Me explico. Y no me voy a meter en temas de si José Luis Higuera le iba al América o esas cosas, la verdad es algo que no importa cuando hay un hecho que tiene que ver en la forma en la que tratas a un empleado. Acá lo que parece un común denominador es la falta de tacto para tratar a la gente.

A ti, un referente, uno de los últimos ídolos del Guadalajara, el que te hayan tratado de cambiar de equipo con una mentira de por medio no es nada sano para nadie. Higuera declaró que no entrabas en el proyecto de Matías Almeyda (determinación del técnico al cien por ciento). Cuando el pastor dio su punto de vista sobre el tema, precisó que fue un tema directamente de la directiva. ¿Quién miente?.

Es obvio que algo no está bien, que no saben lo que representas para la institución en imagen, en ejemplo para los jóvenes, porque a varios les pones la muestra en cómo se debe trabajar y lo haces como un novato. Que salgan o no las cosas, eso es otra cosa.

Tu, Bravo, eres un histórico porque guste o no, eres el mejor goleador en la historia de la institución y me sorprende la forma de tratarte. Recuerdo todavía el 12 de noviembre del 2015, cuando se dio la renovación por dos años más a petición de Almeyda, quien dijo “hay que blindarlo, es un referente” y luego Jorge Vergara declaró que había planes para cuando Almeyda ya no estuviera.

Todas esas palabras se las llevó el viento, porque ahora alguien miente al buscar tu salida del club sin una clara verdad de por medio, que sería lo menos que se debería de dar por respeto a tu trayectoria.

En los 14 años que tengo cubriendo Chivas, hay cosas que no dejan de sorprenderme siempre, porque cuando pienso que he visto todo, sale algo nuevo y con una falta de tacto impresionante. Te cito un  ejemplo, Raúl “Dedos” López se dio cuenta de su salida al Pachuca vía Twitter, cuando una llamada era la lógica para citar al jugador y en persona, como institución grande, hacerle saber los motivos de tal determinación. Donde trabajo así lo hacen, es una empresa grande.

Hay muchas cosas que sabes de este tema. Te conozco desde que iniciaste, sé que no dirás nada al respecto porque si en algo has madurado mucho, es en saber qué decirle a los medios de comunicación, pero considero que en esta ocasión sí deberías hablar abiertamente, aunque no te gusten las novelas.

Debes decir la verdad de este embrollo para que se termine la mentira. Es una pena que te estén faltando al respeto de esta manera, porque eres el goleador histórico y pasarán muchas generaciones para que alguien tome el lugar de honor, que hoy te corresponde.