A reconocer, no agachar la cabeza y reestructurar

Se pasaron de fiesta. Sí, el doblete obtenido el torneo pasado en Chivas, embriagó de felicidad a más de uno en el redil, pensando que en el momento que se decidieran, sacarían a flote el barco llamado Chivas. Se enfermaron de importancia en todos los niveles.

Pretextos para el mal torneo pueden darse muchos, desde bajas de juego, lesiones, el que varios no hayan hecho la pretemporada con el plantel por estar concentrados con la Selección mexicana en las dos competencias que se dieron antes de iniciar el torneo Apertura 2017.

Pero no podemos ocultar que hubo duelo de egos en varios niveles, relajación y conformismo, Lo que pensaron era una ola que pasarían en cualquier momento, terminó por ser un tsunami que los sacó de toda competición, quedando en ridículo, haciendo pasar vergüenzas a la afición. El técnico Matías Almeyda recibió uno de los golpes más duros en su carrera como técnico, ya que los resultados indican que la plantilla no le hizo caso en los consejos que dio y no lo respaldaron. Los números ahí están.

Se vienen temas que no debemos perder de vista, como el final sobre el futuro inmediato del arquero Rodolfo Cota; otra, la adquisición de refuerzos porque hubo elementos que con sus actuaciones en el actual semestre, de terror por cierto, quedaron sentenciados a ser utilizados como moneda de cambio para que Almeyda tenga lo que considera necesita, para regresar el equipo a los primeros lugares.

Chivas debe pensar en un defensa central, un volante por fuera, así como un delantero. Almeyda durante su conferencia de prensa, dijo en dos ocasiones que al final hará un análisis frío, para saber la determinación que tomará, lo cual por lógica, se entiende es en la plantilla.

El torneo pasado en el título todos llevaron su parte de porcentaje por la obtención de la estrella número 12, ahora, con el fracaso, la humillación y el ridículo consumado, también se llevan cada uno su parte.

Pizarro no fue el villano por fallar, “Guacho” Jiménez tampoco por no atajar un tiro desde los once pasos, son todos en diferente porcentaje: primero los jugadores llevan un alto porcentaje por no ser cien por ciento profesionales, en segundo lugar la directiva, por no contratar refuerzos utilizando el argumento que esto podría dividir el vestidor y al final, el cuerpo técnico, que dicho sea de paso, no pudo convencer al jugador de trabajar como si nada hubiera ganado el semestre pasado.

Hoy la vergüenza que hay en Chivas en todos los niveles es evidente, no es tiempo de agachar la cabeza, es momento de reflexionar, de embriagarse de humildad, porque si no aprietan el paso varios jugadores se quedaran sin ir al mundial el año que entra, si no es que ya están fuera de la lista de Osorio.

Este semestre deja mucho aprendizaje, lo único que resta en todos los niveles, es aceptar el fracaso en ambos torneos, modificar donde consideren, buscando el regreso a los primeros lugares del equipo rojiblanco, que mucho influye en el estado de ánimo de 40 millones de personas que lo siguen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s